Recursos Humanos
0
walk-human-trafficking-12136.jpg

5 frases que nunca le debes decir a tu jefe

Decir lo correcto o incorrecto es la línea que nos puede acercar o separar de un acenso, aumento de sueldo o que nos despidan.

Por

Hay que pensar antes de hablar. Sí, muchas veces decimos las cosas sin reflexionar porque nos dejamos llevar por el momento y lo que sentimos. Sin embargo, esto no siempre debe aplicar a todos los aspectos de nuestra vida.

Probablemente en el trabajo es el lugar donde más debemos medir nuestras palabras. Decir lo correcto o incorrecto es la línea que nos puede acercar o separar de un acenso, aumento de sueldo o que nos despidan.

A continuación, presentamos algunas frases que debemos evitar decir en el trabajo.

1. "No se puede hacer"

Si hay algo que hace enojar a los jefes es que sus empleados les digan que eso que piden no se puede hacer. Es verdad, algunas veces parece que piden lo imposible, pero no significa que haya que dar un “no” como respuesta a una propuesta. En todo caso, lo mejor que se puede hacer proponer algunas soluciones y dar el mejor esfuerzo. Aceptar retos dice mucho del nivel de compromiso con la empresa.

2. "Siempre lo hemos hecho así"

Algunos jefes están abiertos al dialogo y propuestas, sobre todo cuando se trata de mejorar procesos. El decir que algo se encuentra establecido y que no es factible a modificar “porque siempre se ha hecho así”, no es suficiente argumento.

3. "Si no recibo un aumento, renuncio"

El chantaje como vehículo para conseguir cosas no es una buena práctica laboral. Amenazar al jefe nunca dará buenos resultados. Para ser sinceros, es poco profesional. Además, el empleador ya tiene una respuesta: “Muy bien, ahí está la puerta”.

4. "Decidí cambiar de trabajo, porque soy infeliz aquí"

Sabemos que muchas veces es una realidad, pero no es la mejor forma de anunciar una renuncia. Al decir esto, no se le da la oportunidad al jefe de buscar otro puesto o mejorar el ambiente laboral. En todo caso, lo mejor es expresar lo que se siente antes de comenzar a buscar otro empleo. Al final, es aconsejable salir en buenas condiciones, porque nunca se sabe si se va a regresar.

5. "Tengo una gran resaca"

No importa si se tiene una gran relación con el jefe, llegar entre semana o el viernes con resaca no da una buena imagen. Ellos no van a tener compasión si nos sentimos mal, tenemos que cumplir con nuestra responsabilidad. En la medida de lo posible, hay que evitar que se note que nos fuimos de fiesta.

Foto: Pexels.com

En profundidad

Únase a la conversación