Estrategia

Estos consejos te ayudarán a ajustar los precios al mercado

0
banner-1398363_1920.jpg

Todo emprendedor debe saber que una mala decisión puede afectar el negocio en el corto y largo plazo.

Por

El dilema sobre cómo adaptar los precios al mercado es un punto que los emprendedores y los dueños de pymes deben estudiar y analizar, pues una mala decisión puede afectar el negocio en el corto y largo plazo.

Según Luz Ramírez directora de Mentores por Chile, “el aumento o disminución de los precios también influye en el modo en que los consumidores perciben la imagen de la marca. De esta forma, una estructura de fijación de precios incorrecta puede llevar a crear confusión en los clientes. Todos los consumidores perciben una relación entre precio y calidad, por esta razón, en muchas ocasiones cuando se producen descuentos de golpe éstos son percibidos como precios de productos de baja calidad”.

En este contexto, Ramírez refiere sobre los errores más comunes que se cometen en la fijación de precios:

-Vender por menos: Todo producto o servicio tiene costos asociados, tales como, los suministros utilizados, la mano de obra, el pago de proveedores o el conocimiento que se aporta. Todos estos costos deben ser sumados al minuto de fijar el precio.

- Seguir a la competencia: Basarse en los precios de la competencia puede traer dificultades, ya que los costos no necesariamente son los mismos, y por tanto, los precios varían. Además, no se recomienda competir con los precios de los competidores, pues el cliente puede verse motivado por uno que ofrece precios más baratos y cambiarse. Lo mejor es agregarle valor al producto o servicio que se ofrece.

-Aumentos bruscos: En muchos casos una buena estrategia es hacer aumentos pequeños en los precios, los que causarán un impacto más bajo en los clientes. Por ejemplo, en vez de subir de una vez los precios en un 10%, hacer 2 aumentos de 5% cada uno.

-Bajar el estándar: En el contexto de que los precios se rebajen, es muy importante mantener la calidad de los productos y servicios. Otra alternativa es acordar por ambas partes, hacer cambios leves en los términos de entrega para que cliente y empresa queden satisfechos.

En el caso de pensar en lanzar un nuevo producto, lo adecuado es “pensar en el precio de acuerdo al mercado o ajustado a la competencia, valorizando el producto y manteniendo la máxima ganancia que queremos. Si los consumidores no compran, quizás reducir los precios paulatinamente sea una buena opción, pero siempre será mejor empezar con precios altos e ir disminuyéndolos, que al contrario, ya que puede dar una mala impresión”, destaca la directora de Mentores por Chile.

Por otra parte, algunas de las preguntas que los emprendedores deben contestar antes de hacer cambios en los valores son:

-¿Estás ofreciendo a tus clientes algo que realmente necesiten?

-¿Estás ofreciendo un lujo accesible?

- ¿Realmente eres mejor que tu competencia?

En el caso de que no sea un buen momento para subir los precios, la recomendación es tomar otras medidas como, por ejemplo, desarrollar un servicio complementario. Al valor del producto se pueden sumar promociones y facilidades para el cliente. Esto dejará a la empresa con un perfil diferenciador, más amigable y cercano.

A modo de conclusión, cuando se quiera realizar un ajuste en los precios, ya sea para aumentarlos o bajarlos, es recomendable hacer un análisis previo de lo que se quiere lograr con la acción, puede ser captar nuevos clientes o potenciar el lanzamiento de productos. En cualquiera de los casos anteriores, hay que evitar cometer algunos errores como, por ejemplo, vender por menos de lo que, realmente, cuesta el producto o servicio, seguir al pie de la letra a la competencia, dar alzas muy fuertes en los precios o disminuir la calidad entregada.

En profundidad

Únase a la conversación