Management

Cómo generar valor compartido en las empresas

0
pexels-photo-398532_1.jpeg

Con este enfoque se benefician la empresa y el ente receptor, ya que las dos están involucradas en el modelo generador de valor.

Por

Frente a la creencia generalizada que las actividades lucrativas son sinónimo de abuso y que el sector privado es una fuente de desigualdad, el grupo SDH entregó un conjunto de recomendaciones para que las compañías generen valor compartido y fortalezcan su imagen de marca.

Según afirma Sebastián Uriarte, socio fundador de este holding dedicado a la búsqueda y desarrollo de talentos, la actividad empresarial es buena en sí misma, pues crea valor y crecimiento para cualquier país, lo que es un eje central para el desarrollo de toda sociedad.

En este contexto, sostiene que las organizaciones privadas debieran implementar el modelo de Valor Compartido, pues busca que los problemas sociales y ambientales sean considerados como una oportunidad para generar ventajas competitivas. Bajo ese enfoque, agrega, se benefician ambas partes: la empresa y el ente receptor, ya que las dos están involucradas en el modelo generador de valor. En el fondo, explica, es una acción social y empresarial que potencia a todos los stakeholders o grupos de interés.

"El modelo de Valor Compartido busca evolucionar el modelo de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), donde una empresa debe pagar una suerte de “fianza” por generar valor, pero con acciones que no necesariamente se asocian al negocio y, por lo tanto, está supeditada al vínculo de algún director con el proyecto de RSC o bien con una ciudad o lugar donde la empresa despliega sus actividades. Con ello, siempre corren el riesgo de que- como no son centrales al negocio- se reduzcan o eliminen cuando la actividad económica se ralentiza”, manifiesta el ejecutivo.

Algunas recomendaciones

Sebastián Uriarte expresa que, de acuerdo con el profesor Gabriel Berczely, existen cuatro pilares para generar Valor Compartido en las empresas:

1. Reconcebir productos y mercados. Esto significa que hay que optimizar productos como son los productos orgánicos que cuidan el contexto y aportan valor. Otro ejemplo de esto es la medicina preventiva versus la curativa.

2. Redefinir la productividad de la cadena de valor. Implica aumentar la productividad, ayudando a resolver los problemas sociales o medioambientales que limitan la calidad y eficiencia. Ejemplo de esto son los programas educativos de las propias empresas, creados para contar con talento adecuado a sus necesidades. Con ello gana la empresa que cuenta con mejores colaboradores y ganan las personas al tener una educación de calidad y valiosa para el mercado.

3. Mejorar el contexto en que opera la empresa. Un ejemplo de esto es el programa del banco BCI “Nace y Renace”, que busca potenciar el emprendimiento y el renacer de un emprendedor que le haya ido mal en su negocio.

4. Reinventar la organización. Esto se traduce en que la organización sea una fuente de gratificación y que el trabajo tenga un propósito en sí mismo. En este sentido, hay cada vez más empresas que se han comprometido en el cómo hacen las cosas con sus empleados, mejorando así los índices de clima y felicidad al interior de éstas.

“Un modelo de empresa asociado al valor compartido rompe el paradigma que el empresario debe compensar a la sociedad por operar y crea un nuevo estadio empresarial donde la compañía y los clientes, comunidades y todos los stakeholders son participes del valor compartido que en sí mismo genera dicha firma”, asevera el ejecutivo del Grupo SDH.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación