Liderazgo

Stewart Friedman: El liderazgo y la felicidad tienen la misma receta

friedman.jpg

Son las palabras de un profesor de Wharton, considerado un gurú en temas de conciliación entre trabajo y vida. Según este académico, resolviendo ese nudo, se encuentra el camino al éxito.

Por

Stewart Friedman es fundador del programa de Liderazgo y del Proyecto de Integración Trabajo / Vida de la norteamericana Wharton School of Business, y ha sido considerado como uno de los 25 hombres más influyentes de EE.UU. por haber mejorado las condiciones para padres que trabajan.

Ha sido consultor de personalidades como el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, y el ex CEO de General Electric, Jack Welch. Ha publicado varios libros y artículos sobre la integración de trabajo y vida, el liderazgo y la dinámica del cambio, los cuales han sido reconocidos a nivel mundial. Su libro más reciente, "Total leadership: Sé un mejor líder, ten una vida más rica” (2008) ha estado en la lista de los más vendidos de USA Today.

Durante su visita a Santiago, en el marco del foro Enandes 2011, conversó en exclusiva con AméricaEconomía sobre el liderazgo y la importancia de la armonía entre las distintas partes de la vida.

¿Por qué el triple concepto que usted plantea en su libro, ser “real, completo e innovador”, pueden mejorar el liderazgo?

Porque son estos tres conceptos, la realidad, integridad y la creatividad, los que te llevan a tomar las cosas y cambiarlas para mejor de una manera demostrable y mensurable para tu trabajo, para tu casa, para tu comunidad y para ti mismo. 

Nuestra investigación de 25 años ha demostrado que la gente rinde mejor de acuerdo a las evaluaciones hechas por otras cuando alinean sus diferentes valores. Cuando ven lo que es importante para ellos y quienes los rodean, trabajan más eficientemente y no pierden el tiempo en cosas que no valen la pena. Están más concentrados y tienen más energías.

¿Cuáles son las herramientas más importantes para ser real, completo e innovador?

Hay 18 herramientas importantes para conseguir esto de ser real, completo e innovador, que están en nuestro website totalleadership.org. Pero te puedo decir lo más importante: se necesita saber lo que realmente es importante para uno, qué se quiere articular y cuál es la propia visión del liderazgo. De eso se trata ser real, de clarificar lo que es realmente importante. 

La segunda parte, ser completo, es sobre cómo administrar las diferentes partes de la vida. Saber donde están los límites y cómo uno debe moverse dentro de ellos. Se trata sobre construir una armonía, porque para ser un líder se necesita ser exitoso en las relaciones humanas y en las distintas partes de la vida.

La tercera parte es la creatividad, el experimento continuo. Tomar el desafío de hacer algo nuevo y tener el valor para realizarlo. Y llevar a otros a que lo hagan junto a nosotros, como clave para las cosas nuevas pasen.

¿Cuáles son los valores personales que debe tener un líder?

No hay un solo camino ni un valor determinado. Cada líder tiene que buscar su propio valor, lo que es importante para él, que tal vez no será lo más importante para otros.  

Para algunas personas, por ejemplo, es importante la religión, para otros no. Personalmente, creo que es posible ser un gran líder con fuerte impacto en el mundo y ser ateo.

¿De qué tipo de personas debe rodearse un líder para mejorar aún más sus competencias?

Lo que tiene que hacer un líder es rodearse de gente que complemente sus habilidades y su talento. Los líderes más asertivos tienen a gente que los desafía, que tiene diferentes perspectivas, y que tienen habilidades, valores y experiencias diferentes a él. 

Siempre depende del rubro o del tipo de compañía, pero en general, lo que más enriquece al líder y a la propia empresa es la posibilidad de generar un mix donde la gente se atreva a expresarse libremente.

¿Hay diferentes tipos de liderazgo para diferentes puestos y diferentes industrias?

Hay diferentes habilidades para ser exitoso en distintos rubros. Pero hay ciertos valores que son universales. Lo importante es conservar en la mente que todos tienen diferentes fortalezas y debilidades, y todos son capaces de crecer en el liderazgo. 

El liderazgo es un arte interpretativo, como la música o el deporte. Mientras más se practica, más se desarrolla. Hay que tener feedback, entrenamiento, etc. Creo que el liderazgo está en todos los niveles. No está en el top de la pirámide, en la autoridad ejecutiva. Se trata de cómo movilizar a la gente para una meta valorable. Y uno puede hacer eso sin nadie bajo su nivel. Se puede movilizar a personas de manera horizontal e incluso hacia arriba.

¿Cómo las compañías pueden ayudar a sus trabajadores a ser líderes?

Incentivándolos a mirarse a sí mismos como líderes. Por ejemplo, dándoles cierta autoridad en determinadas tareas, o poder para decidirse a inicar nuevos retos o nuevas formas de hacer las cosas. Y dándoles coaching y feedback sobre cuáles son sus debilidades y fortalezas.

Mientras más liderazgos tenga una compañía, mayores posibilidades de que la compañía completa sea exitosa.

¿Por qué es importante el equilibrio entre el trabajo y la vida personal?

No me gusta la palabra equilibrio, porque implica que hay una balanza con dos pesos que se confrontan. Creo más en la armonía o integración. La idea que yo enseño es la del “4-Way-Win” (ganacia de cuatro sentidos). Mejoras el desempeño en el trabajo y en tu casa, y en la comunidad y contigo mismo. No hay una “o” entre ellas, hay una “y”. 

Se deben ver las oportunidades para hacer las cosas mejor en el trabajo, en la casa, en la comunidad y dentro de uno mismo. Eso involucra salud física, bien espiritual y desarrollo de la salud mental. La idea es tomar la perspectiva global.

Pero a veces es difícil lograrlo, también se trata del tiempo...

No se trata del tiempo. La clave es enfocarte en lo que te importa y en la gente. Haciendo eso, encontrarás pequeñas oportunidades para hacer las cosas mejor para la gente de alrededor y para ti mismo.

¿Cuál es el desafío para las empresas?

Experimentar. Muchas no quieren experimentar con un trabajador, porque se puede generar un sentimiento de inequidad. Pero se puede llegar a un acuerdo. Por ejemplo, probar con un horario diferente, o con menos horas de trabajo, o con trabajar un día de la semana desde la casa. O tal vez delegar más. Pero si se prueba que eso trae beneficios a la compañía, entonces es posible que continúe. 

Y si alguien más quiere tratar de hacer algo diferente, se puede hacer más de un experimento. Pero se debe tomar la responsabilidad de hacer un cambio en la compañía. Hay que intentarlo, y luego de varios experimentos, se puede buscar cual de todas las posibilidades entrega la mayor cantidad de beneficios para todos.

Hábleme de Usted. Sé que es adorado como un rockstar por sus estudiantes.

Me apasiona lo que hago. Me gusta incentivar a la gente a hacer lo que es importante para ellos. Para su vida y sus trabajos. Porque si son personas más felices, son más productivas para la sociedad y la organización. He puesto mucha de mi energía en este trabajo, y he recibido feedback de estudiantes, clientes y audiencias distintas, y lo disfruto mucho. Es muy gratificante.

¿Cree que la receta para el liderazgo es la misma que para la felicidad?

Nunca me habían hecho esa pregunta. Creo que sí. La gente es feliz cuando hace lo que quiere, y cuando hace feliz a la gente que le importa. Y es lo mismo para los líderes. Tienes que encontrar un camino que tenga sentido para ti, en tu mundo, no puedes operar como líder en la soledad. Si operas en el mundo real, tienes relaciones sociales reales. Si eres exitoso como líder, creo que también deberías ser feliz como persona.

¿Qué no se ha dicho sobre el liderazgo?

Creo que todo se ha dicho. Lo que yo quiero llevar como mensaje es que el liderazgo no se trata de tu trabajo o tu carrera. Es sobre la vida. Pero eso no es nada nuevo. Hoy estamos en la era digital y de las comunicaciones, pero la aproximación realmente distinta es cómo manejar los límites entre las distintas áreas de la vida para encontrar el camino hacia el liderazgo. 

Antes la gente era más propensa a rendirse. Si no iba bien en el trabajo o no ganaba dinero no podía considerarse como un líder. Ahora la gente joven tiene diferentes ideas.

¿Cree que hay una nueva generación de líderes?

Absolutamente. Soy profesor desde 1984 en Wharton y he visto cómo han ido cambiando los valores en los estudiants de MBA. Ahora la gente se interesa en otras cosas. Ahora ellos tienen mentalidad verde, quieren flexibilidad en sus horarios, quieren invertir más en la vida que en el trabajo. Afortunadamente los nuevos líderes tiene otra actitud.

Hace tres años predije que iba a ser más difícil conseguir trabajo en Teach for America, una organización para enseñar a jóvenes vulnerables, que para Goldman Sachs. Y no me equivoqué. En este momento, proporcionalmente hablando, hay más personas buscando trabajo en Teach for America que en uno de los más prestigiosos bancos de inversión. ¿Por qué? La gente ahora quiere trabajar en algo que ayude al mundo.

Únase a la conversación