Hacia el CEO ideal

0
amxt5492.jpg

Por Gabriel Rovayo, presidente de CODEFE (Partner de EFQM-Bruselas) y director general de ISAI Business School (Universidad Espiritu Santo).

Por

¿Un CEO nace o se hace? Esta es una pregunta de la cual aún no hay una respuesta concreta. Sin embargo, los varios estudios al respecto de los que ahora podemos tener acceso dan cuenta de la posibilidad de crear un CEO ideal.

Un estudio realizado por Harvard Business Review: “Los 100 mejores CEO del mundo” indica cuáles son las características de los más renombrados directores ejecutivos.

Sin embargo, no todo es positivo, como el hecho de que el 98% son hombres, lo cual pone en evidencia lo lejos que estamos de tener un buen porcentaje de mujeres entre los grandes líderes de compañías alrededor de mundo. Pero hay otros datos interesantes, como que el 97% de los CEO están casados y eso indica que se requiere cierta estabilidad emocional y personal para llegar a altos cargos.

Asismismo, el estudio indica que el 99% son universitarios y casi el 30% tienen un MBA. El 38% estudiaron en EEUU y un 34% trabajan en el mismo país. En el resto del mundo, Reino Unido sigue la estela estadounidense con 12 CEO, seguidos de Brasil (9), India (8) y Canadá (6).

Estas son algunas de las características que revela la investigación de Harvard Business Review. Pero seguro que habrá otras herramientas personales y profesionales que hagan posible llegar a un cargo tan alto y de tanta responsabilidad. 

Por otra parte, LinkedIn, la plataforma web y red social especializada en profesionales, tiene sus propias conclusiones acerca de lo CEO en el mundo. Esta red social ha estudiado la trayectoria profesional de alrededor de 459 mil miembros en las principales firmas de consultoría de gestión:

Un CEO ha pasado, a lo largo de su carrera, diferentes períodos en diferentes áreas de la empresa mejora sus posibilidades de obtener un cargo ejecutivo de primer nivel. "Cumplir funciones en finanzas o marketing proporciona la comprensión cabal de las operaciones comerciales de las empresa”, dice Guy Berger, coautor del estudio.

Es una buena idea que haya trabajado en varias empresas dentro de una misma rama. Esto puede ser un pequeño impulso, dada la experiencia que puede adquirirse de esta manera.

El estudio de LinkedIn le da una gran importancia al MBA. Esta certificación (Master in Business Administration) parece tener un peso sustancial sobre otras acreditaciones universitarias.

En este estudio también se habla del factor género: Si bien todo lo anterior tiene peso en la carrera de hombres y mujeres, estas últimas necesitan un promedio de tres veces y medio más años de experiencia laboral para optar a un cargo de dirección ejectiva.

Pero no todas son credential  y títulos universitarios. Publicaciones como Fortune y Forbes anotan algunas cualidades necesarias para ser un CEO exitoso:

-Habilidades técnicas y/o financieras: Según Fortune, esta cualidad no siempre se la adquiere en las aulas universitarias. De hecho el dueño de Amazon. Jeff Bezos pasó su infancia arreglando molinos de viento en el rancho de sus abuelos y esto le sirvió de entrenamiento para tener una mentalidad de ensayo y error que le ha llevado a actuar con creatividad e innovar, a levantar una de las empresas más valiosas del mundo.

-Previsión: Tener la intuición para detectar las amenazas y las oportunidades de una empresa es básico para ser un CEO. Un ejemplo de esto es Mark Parker, CEO de Nike, ha sabido invertir en diseño, en desarrollo de producto, producción, distribución y otras áreas para adaptarse a la tendencia del mercado y seguir vigente como marca. 

-Decisión: La toma de decisiones es una de las tareas fijas de un CEO. Meg Whitman, en Hewlett Packard, lideró un plan de despidos que, aunque acabó reubicando a algunos de los trabajadores, afectó a 55 mil  empleados.

-Ambición:  El cargo exige muchas horas y mucha dedicación. Bill Gates es sólo uno de los gurús que siguió la regla de las 10 mil horas indispensable para alcanzar la meta de ser el número uno de una empresa.

-Capacidad de comunicar: En el mundo 3.0 un mensaje sacado de contexto o un desliz verbal pueden ser fatales. Un CEO debe ser un orador excepcional, como Steve Jobs .

-Saber escuchar: Una buena compañía buscará a un buen CEO y un buen equipo. El actual presidente de Heineken, Marc Busain, aprendió a hablar español para poder hablar con los trabajadores de sus plantas en México.

-Creatividad: Es una aptitud fundamental para hallar nichos de mercado, adaptarse a las nuevas formas de consumo de los clientes o crear nuevas necesidades en las personas. Reed Hastings, CEO de Netflix, supo crear un nuevo concepto de videoclub con entrega a domicilio a finales de los 90 y, en la actualidad, ha sabido adaptarlo a las nuevas demandas en streaming, con un servicio atractivo y competitivo.

-Humildad: “Yo siempre respondo ante el talento de otros, yo no soy el talento”, aseguraba Anna Wintour, CEO de Vogue. Un CEO no tiene que saber cómo solucionar todos los problemas, sino que debe rodearse de un buen equipo de profesionales y llevar el timón, es decir delegar.

En profundidad

Únase a la conversación