Economía

En economía, la salud es lo primero

0
marta-aguilar.png

Por Marta Aguilar, periodista y consultora de comunicación.

Por

En momentos de desaceleración económica, como la que se vive en países de América Latina y en otros lugares del mundo, es más posible que sintamos más temor, y cierta parálisis.

Tener confianza o comprender los ciclos de la economía, nos ayuda a pensar en prosperidad y comprender que una situación mejor volverá, y arreglará las tasas de desempleo, las crisis, o las pérdidas en las empresas.

Parece una paradoja, pero vivir apasionados por un proyecto, o por un negocio, y estar en momentos de crisis son momentos que se dan simultáneamente en nuestra vida. Pero a veces, debemos detenernos. Lanzarnos a la piscina, si hay agua, claro, puede ser el objetivo, pero hay que tener en cuenta muchos otros aspectos antes. Por ejemplo, ¿cuántas veces nos han contado que la salud es lo primero?

Acaba de salir un libro al mercado muy ilustrativo La parálisis que activa, de un emprendedor que vive en Barcelona, Albert Riba. Él habla de que su parálisis no fue metafórica, sino real. Sufrió una parálisis facial periférica y temporal debido al estrés. Una vez pasado el trance, el autor modificó la forma en la que trabajaba, priorizó algunos proyectos y abandonó otros, por lo que comenzó a ser más eficiente. Es decir, tras su parálisis descubrió un modo de estar más activo, pero sin que los problemas le afectaran en su día a día, y plasmó las ideas en el libro en el que explica que las parálisis no afectan solo a personas sino también al mundo empresarial.

A través de testimonios de personas y empresas, como el empresario y campeón del mundo de pizza, Fabián Martín, o la conocida Sor Lucía Caram, o Naturhouse, Munich, Vichy Catalán o Kodak, dan ejemplo, en este libro, de distintos tipos de parálisis y cómo han aprendido a sobrellevar la adversidad y activarse positivamente.

Vivimos en un mundo cambiante, competitivo y con miedo al fracaso y a la frustración. Explica Riba que tenemos que ser conscientes de que probablemente durante la vida pasaremos por algún momento de crisis existencial que nos obligue a replantearnos lo que somos y hacemos. Cuando esto ocurre, la situación de estrés acaba paralizando y afectando a nuestro negocio o trabajo. Las personas sufren problemas de salud o personales que, a su vez, bajan el rendimiento de la empresa. “O te detienes o algo te obligará a detenerte”, sentencia el autor. Tal vez sea el momento de pararnos y, sin paralizarnos, ver qué es lo que nos impulsa a seguir hacia adelante, sin miedo.

En profundidad

Únase a la conversación